Munster’s Song


~Monster Mash~
From my laboratory in the castle east, to the master bedroom where the vampires feast
The ghouls all came from their humble abodes, to catch a jolt from my electrodes
The zombies were having fun, the party had just begun
If you’ve ever seen a monster before, dancin’ across the dance floor
Don’t be afraid, don’t run and shout, turn around and help the monster turn it out
Get down with the monster mash

Estado: Súper feliz (♥)
Música que escucho: Magnet (Paz & Annie)
Download: Gotham (cap4x19)

Bienvenidos, coleccionistas. Les traigo nuevo artículo sobre mis andadas TPCeras. El domingo 15 de abril asistí a una nueva reunión de “TPC coleccionismo”, esta vez el evento fue bautizado como “Harry Pumper Fest“. Pensaba que “Pumper” era tema exclusivo de marzo, pero este mes el hipopótamo verde nos siguió acompañando, no sé si lo van a dejar fijo o si algún día se cambiará. La novedad, en esta oportunidad el hipo se vistió como Harry Potter.
No soy fanática de “Harry Potter“, sinceramente. En un principio las películas lograron engancharme, pero con el avanzar la historia fueron surgiendo cosas que no me gustaron y terminé aburriéndome: me gustaba más cuando eran niños y no andaban con las hormonas alborotadas; surgieron muchas parejas innecesarias sin química y sin encanto alguno; el final inspirado en la Alemania nazi me resultó poco original; la autora me parece una hipócrita (en una época se quejaba porque había fics yaoi en la red, años después salió a declarar la homosexualidad de Dumbledore para parecer señora de mente abierta, pero hasta ahora dentro de la obra propiamente no lo ha dejado claro, con la excusa de que no es algo primordial para la trama -ajá, bien que sobreexplotó las relaciones hetero hasta más no poder); y la mayoría de los fans me resultan irritantes (se creen entes superiores solamente porque les gusta Harry Potter).
Eso significa que esta vez no habrá fotos de cosplayers, si bien había un rincón bien ambientado, con un Dumbledore a disposición. Me dio la impresión de que la mayoría de los presentes eran tan poco fans de esto como yo, a Don Dumbledore se lo veía bastante solo; con los personajes de Marvel, DC y Stephen King había un entusiasmo generalizado.
Yo, personalmente, decidí entrar en ambiente conmemorando a uno de mis hechiceros preferidos: Orphen, creación de Akita Yoshinobu. Me vestí de negro, con campera de cuero y mi colgante de La torre de los colmillos. A finales de los 90, el canal Magic Kids transmitía “Majutsushi Orphen“, una excelente serie nipona del género fantástico, la cual presenta las aventuras de un hechicero llamado Orphen, quien se mueve en busca de una manera para que su compañera Azalea, quien se ha convertido en un dragón conocido como “Bloody August”, regrese a su forma humana. Cuenta con una segunda temporada, “Orphen Revenge“, la cual narra una historia distinta, una adorable muchachita llamada Licorice sigue persistentemente a Orphen para llevarlo a la sede de La orden de la real caballería; durante el viaje, se descubrirá el pasado de Licorice y cual es el objetivo de la misteriosa sede.

Mi hermoso colgante de dragón, aquel que portan todos los hechiceros estudiantes de La torre de los colmillos, fue adquirido por aquellos años en una reconocida comiquería, ahora extinta, que se llamaba Camelot. En esa época lo usaba con frecuencia, pero en algún momento pasó a quedar permanentemente sepultado en un alhajero, durante años. Lo más mágico fue que, al volver a usarlo y pegarme fuerte la nostalgia, decidí buscar capturas en formato gif en Tumblr, y entonces descubrí el anuncio de un remake. Justo, el año que viene se cumplirá el 25 aniversario de las novelas madre, y en conmemoración decidieron producir un nuevo anime (click aquí para visitar el sitio oficial). En estos tiempos todo vuelve (“Sailor Moon”, “Cardcaptor Sakura”, “Houshin Engi”, entre muchos otros títulos), y siento que el usar mi colgante fue como una premonición.

Ahora sí, les voy a ir presumiendo todas mis espectaculares compras TPCeras, comenzando con una preciosa vampirita. Allá por el año 2007, el canal Nickelodeon contaba con un bloque nocturno interesante, Nick at Nite, donde se transmitían sitcoms de los años 60, 70, 80 y 90. Una de mis series preferidas era “The Munsters“, producción de la cadena CBS que nos presenta a Los Munsters, una peculiar familia conformada por personajes típicos del terror clásico: Herman (Fred Gwynne), inspirado en el monstruo de Frankenstein; su esposa Lily (Yvonne De Carlo), vampiresa inspirada en la mítica demonio-vampiro Lilith; el pequeño licántropo Eddie (Butch Patrick), hijo de ambos ; el abuelo Drácula (Al Lewis), padre de Lily; y Marilyn (Beverley Owen/Pat Priest), sobrina de Lily, la chica normal de la familia. Se desarrollan situaciones cotidianas que toman un tinte cómico a raíz del contraste entre la normalidad de los estadounidenses medios y las peculiaridades de Los Munsters.
Nunca antes me había topado con merchandise de esta divertida serie, cuando vi en venta a esta bellísima muñeca de Lily Munster me agarró un ataque nostálgico fangirlero. Fabricada en el año 1997, pertenece a la colección “Exclusive Premier Limited Edition Collector’s Series”, es la número 21001 de un total de 12000 ejemplares lanzados al mercado.
Lo cierto en que en la televisión nunca pude ver la serie completa. Consta de dos temporadas, setenta episodios en total. Así que con el golpe nostálgico, decidí poner a descargar los episodios y los ando viendo.


Aparte, conseguí un fabuloso adorno de “Beauty and The Beast“, mi película de Disney preferida. Se trata de un decorado navideño de los años 90, con estilo Polly Pocket. Es una capsula que se puede abrir, en su interior contiene un pequeño rosedal y una muñequita de Belle con articulación, la base en su interior tiene liquido con glitter. Había varias princesas para elegir, yo tenía que llevarme a Belle, obviamente.

La colección de “Tamagotchi” está creciendo. La misma señorita que me vendió las versiones Melody m!x, Spacy m!x y 4U+ (click aquí para leer el artículo dedicado) se unió a TPC. Ella es de otra provincia, pero una amiga suya todos los meses se hace el viajecito hasta la fest y vende cosas a su nombre, así que ahora me ahorro el gasto del correo. Les presumo mis nuevas mascotas virtuales, el Tamagotchi Sanrio m!x y el Tamagotchi P’s Aikatsu!, por ahora solo un vistazo superficial, en el futuro haré un artículo comentando detalles. El m!x de Sanrio lo deseaba con toda mi alma, actualmente estoy jugando con esta versión.

Hablando de viejos conocidos, fue una sorpresa encontrarme con Outer Heaven Collections, no sabía que estarían presentes. En su stand, fui feliz al toparme con una cosita bonita que estaba deseando hace tiempo, tenían varias cajitas con Swing Mascot de “Yuri!!! on Ice“. Son seis en total, Victor y Yuri vienen vestidos como perritos, y Yurio como gatito, también tenemos al perrito Makkachin en tres poses distintas. Toda la colección es adorable, pero cada mascotita cuesta sus buenos pesos, así que elegí a mi indudablemente favorito. La idea originalmente es vender las cajas cerradas, pero el vendedor aceptó abrirlas para dar posibilidad de elección al cliente. Cuando abrió la primera cajita salió Yuri y yo en modo Homero Simpson: “¿No lo tiene en rubio?”; fue en la segunda cajita que apareció mi tan deseado minino.

Compras de “Sailor Moon“, en esta oportunidad traigo stickers vintage, una almohadita y medias. El sábado 14 de abril se realizó un evento para Moonies, no asistí porque ese día celebré el cumpleaños de mi hermana, pero le encargué a mi amiga Kari Tsukino una almohada Sailor Moon x My Melody fabricada por Moon Princess Creaciones. Las medias son de Todo marcha bien Milhouse (genial nombre), un negocio dedicado exclusivamente a la venta de medias de series y películas, también compré un par de “It“.



Les dije que mi colección de “Gudetama“, el huevito flojo de Sanrio, crecería rápido gracias a TPC. En esta oportunidad conseguí un monederito, putittos, stickers y un imán. Los Gudetama putittos, adorables, visten como diferentes personajes de la empresa, Little Twin Stars, My Melody, Kuromi y Kitty. El imán de Gudetama vacacionando es un encanto; había precio promocional por comprar tres, así que aproveché y encargué también unos lindos modelitos de “Cinnamoroll” y “Little Twin Stars“, todas imágenes encantadoras que ahora decoran el marco de la entrada de mi dormitorio.




También compré unas adorables figuras de “My Melody“, otro personaje de Sanrio que me resulta hermoso. Había varios modelos para elegir, me llevé a la conejita comiendo una hamburguesa con papas fritas, tomando una malteada y comiendo una porción de pizza. Toda linda ella, con sus expresiones de enamorada glotona.




Mi gato Milka tenía que meter su nariz, para variar, siempre que saco fotos a mis chucherías aparece su entrometido pico. Aprovecho para presentárselos propiamente, se metió delante la cámara exigiendo figurar en el blog. En el cuestionario de año nuevo lo mencioné, pero nunca antes subí fotos para que lo conozcan. Bueno, en mi cuenta de Facebook si subí montones, si me tienen como contacto ya habrán visto antes lo fotogénico y loquito que es. Llegó a mi casa a finales del 2016, desnutrido y muy enfermito (tenía Bartonella), con cuidados mejoró enseguida. No puede exponerse a los rayos del sol, su piel es demasiado clara y delicada, al comienzo el veterinario pensó que tenía cáncer y sería necesario amputarle las orejas, pero finalmente pudo conservarlas. Calculó que tiene unos ocho años, mi teoría es que durante mucho tiempo tuvo un dueño que lo cuidaba mucho; entre su piel delicada y lo conflictivo que es, resulta difícil pensar que sobrevivió tanto tiempo en la calle o con un dueño que no lo atendía. El nombre Milka lo eligió mi hermana, por el pelo blanco con manchas negras como vaca. Es el gato más extraño que vi en mi vida, mientras toma agua mueve las patas delanteras como si intentara cavar en el suelo (en el proceso, algunas veces metiendo alguna pata dentro del agua), algunas veces corre frenéticamente como si fuera perseguido por un asesino serial invisible, ama morder (no importa si está enojado o feliz, puede estar mimoso sin dejar de dar mordiscos) y aunque está castrado le gusta buscar pelea (sobretodo si el otro gato se muestra asustado, por lo que suelo aislarlo del resto -en una de las fotos se está con las pruebas del delito, de un mordico arrancó pelo a Fufumi, se ve el mechón de pelo negro en la boca-).



Esta entrada fue publicada en Animales, Decoración, Films, Indumentaria, Mis fotos, Series, Stuff y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Munster’s Song

  1. Giancarlo dijo:

    Estuvo genial, algo crepy noma lo de tu gatito.
    ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *