A Song in a Mad World


~Mad World~
Hide my head, I want to drown my sorrow
No tomorrow, no tomorrow
And I find it kinda funny, I find it kinda sad
The dreams in which I'm dying are the best I've ever had
I find it hard to tell you, I find it hard to take
When people run in circles it's a very very mad world

Estado: Atareada
Música que escucho: Nothing Breaks Like a Heart (Miley Cyrus)
Download: The Umbrella Academy (temporada 2)

Bienvenidos, lectores cinéfilos. Últimamente vi muchísimas películas, algunas no me terminaron de convencer, pero logré encontrar unas cuantas que me dejaron encantada. Vamos a la primera tanda de títulos super recomendados, en el próximo artículo les iré presentando más.
Comencemos con una película de culto que data del año 2001, “Donnie Darko”, imagino que la mayoría de mis seguidores ya la habrán visto. Hace mucho, un amigo me la había recomendado, pero me quedó como pendiente durante años. Recientemente, en una de mis cuentas de Facebook me retaron a compartir una imagen de película significativa, durante diez días. Una imagen puede decir más que mil palabras, ciertamente, más de una vez he decidido ver un film determinado exclusivamente por haber visto una captura llamativa, sin buscar sinopsis alguna. Etiqueté a mi mamá para que también participara y seleccionó como una de sus favoritas a mi eterna pendiente, el juego me terminó sirviendo como recordatorio y finalmente decidí darle una merecida probada. Esta cinta, dirigida por Richard Kelly, se centra en Donnie Darko (interpretado por Jake Gyllenhaal), un joven que es visitado por un espeluznante conejo antropomórfico, gracias al que descubre que el fin del mundo se acerca. Vi esta cinta a comienzos de julio, a los pocos días de vivir una tragedia, así que hubo una serie de sentimientos encontrados, ya que entre sus tópicos se presentan la depresión, la soledad y el miedo a la muerte. Podría decirse que después de todo la vi en un momento adecuado, años atrás seguramente no me hubiera causado el mismo impacto. En aquellos días más fúnebres, buscaba enfocarme en distracciones más bien alegres, pero cuando esta película me tocó por sorpresa con su sentimentalismo, comprendí que un recordatorio de que todos enfrentamos traumas determinantes hace que una terrible experiencia se sienta menos solitaria. Cuántas veces habré deseado poder viajar en el tiempo, para intentar cambiar lo que pasó.


La canción emblemática del film, “Mad World” de Gary Jules, suena con frecuencia en mi reproductor de música.

Siguiente recomendación. Como saben, adoro a Taika Waititi, director y actor neozelandés reconocido por su muy único sentido del humor. “Jojo Rabbit”, una de sus más recientes producciones, es una película que nos retrata la Alemania nazi en forma paródica, muy disparatada y especial. La historia está basada en el libro “Caging Skies” (El cielo enjaulado) de Christine Leunens, pero adopta un estilo muy propio de Waititi. Este hombre tiene la costumbre de renovar clásicos transformándolos en comedias dramáticas con personajes poderosamente carismáticos, i like it. La historia se centra en Johannes Betzler (Roman Griffin Davis), un niño aspirante a ser un soldado nazi, que tiene como amigo imaginario a Adolf Hitler (Taika Waititi), cuyas creencias se tambalean al descubrir que su madre esconde a una muchacha judía en la casa. Hitler aparece cada vez que el protagonista necesita asesoramiento, como si de un padrino mágico genocida se tratara. Hace un tiempo opiné por este medio que el mundo ya tenía suficientes historias inspiradas en el tercer reich, hasta un punto saturador, pero Waititi se las ingenió para recrear la historia bajo un nuevo color, entrelazando el poder de la comedia y el amor. La cinta es hilarante, pero también cruenta, produciendo un torbellino de emociones de lo más variadas. El director supo cómo manejar la tensión entre el humor y el drama, entre la dulzura y la desesperación.
Mis personajes preferidos son el Capitan Klenzendorf (Sam Rockwell) y su subordinado Finkel (Alfie Allen), quienes dado el contexto en el que se encuentran van perfilando de una manera sutil un ferviente romance entre hombres. Klenzendorf me encanta especialmente, es un maestro divertido, amoroso y estiloso (su diseño para la batalla final es magnífico).


La última recomendación del día se ha convertido en una de mis películas más top, por excelencia. “Midsommar”, una producción de Ari Aster, se centra en Dani (Florence Pugh), una muchacha que, atravesando una severa crisis a causa de una tragedia familiar, viaja junto a su novio a tierras extranjeras, para enriquecerse conociendo las peculiaridades culturales de una amigable comunidad pagana. Encontré este título enlistado en numerosos catálogos dedicados a “las mejores películas de horror del 2019”, como amante del género, debía comprobar si se merecía tal denominación. De un inicio puramente desgarrador, la cinta nos deriva hacia una aventura desbordante de una belleza siniestra. El modo en que evoluciona la historia es inquietante, un paseo lento que extrañamente logra que la serenidad y el desasosiego se fundan armoniosamente. La escenografía es hechizante y el vestuario una maravilla, es un film que encanta por su exquisito nivel de sofisticación visual. Es un metraje que excluye completamente la oscuridad asociada al género, bañando su trama con la eterna luz del sol nórdico. Las actuaciones son sensacionales, destacando especialmente a su muy expresiva e intensa protagonista. El final resulta inesperadamente catártico. Si quieren deleitarse con una pieza de lo más surrealista, atrapante y perturbadora, esta obra es para ustedes. Definitivamente, una joyita que bien merece el glorificarse como una de las mejores producciones cinematográficas de los últimos y todos los tiempos.


Publicado en Films, Música, Videos | Etiquetado , , | 9 comentarios