Animal Crossing’s Song~♪


~Animal Crossing~
Animal Crossing, It's nice to meet you
You wanna go collect some shells by the bay?
Golden afternoon, peaches by the pool
We could lay with the leaves, making sweet memories

Estado: Realizada~
Música que escucho: My Oh My (Camila Cabello)
Download: Películas

Después de años de tortura y bajones de autoestima, al fin puedo decir que acabé la carrera. Oficialmente, ¡soy profesora de lengua y literatura! Odié la mayoría de los textos que tuve que leer, muchas materias fueron infumables y para colmo no me ayudaron a mejorar en absolutamente nada, conocí profesores malísimos en el sentido de que exigían mucho sin explicar nada y, peor aún, algunos con un carácter infernal - al menos delimité qué modelo de docente quiero ser, definitivamente no como ellos. Creo que pudieron hacer que fuera una experiencia mucho más amena y provechosa, pero bueno, en vez de ver el vaso medio vacío, voy a ver el vaso medio lleno. No todo fue tan terrible, conocí a unos pocos profesores maravillosos y gracias a ciertas materias útiles mejoré muchísimo mi escritura (lo cual se ha visto reflejado incluso en mis pasatiempos, el roleplay y el blog). Y lo más importante, al final de cuentas ha sido mi fuente de ingresos todos estos años (y seguro lo será por muchos más, al menos mientras no me gane la lotería o descubra la pólvora). Pude comenzar a trabajar como suplente desde el momento que alcancé el 50% de los finales aprobados (allá en el 2014, cómo vuela el tiempo) y gracias a eso pude darme incontables gustos: tener un dormitorio de ensueño, comprar un montón de merchandise y hacer cosplay con más frecuencia.
Llegué a este año con solamente tres finales pendientes y la felicidad de saber que no tendría que cursar nunca más. Mi plan original había sido rendirlos en marzo, pero por la pandemia se suspendió todo. Con el tiempo, poco a poco se fueron reorganizando las clases de manera virtual y con esta modalidad se retomaron las mesas.
Hay gente que lamenta vivir su graduación en plena pandemia, porque uno está imposibilitado de salir y reunirse con mucha gente. Y sé que originalmente mi mamá pensaba organizar una cena en algún restaurante e invitar a varios conocidos, pero a decir verdad quedé más a gusto con la celebración más íntima que quedó, solo con aquellos parientes que estimo de verdad y me hacen sentir cómoda.
Mi mamá y mi hermana estuvieron todo agosto preparando el festejo, dando por hecho que aprobaría todo, me tenían más fe que yo misma. Fue una presión más, pero en definitiva un incentivo. La noche de graduación, me entregaron una gran caja sorpresa envuelta en papel verde brillante (color muy apropiado para acompañar lo que llevaba dentro) y dibujos de Pikachu. Confieso que tenía altas expectativas sobre el contenido y, como era de esperarse, mi hermana, que me conoce más que cualquier persona en el mundo, eligió los obsequios que estaba deseando con todo el alma (también escogió el que compró mi mamá). Cuando abrí la caja y vi el contenido, me emocioné hasta las lágrimas.
De parte de mi mamá, recibí la figura Marvel Bishoujo de Loki marca Kotobukiya. Anteriormente, había mencionado en el blog cuánto anhelaba tener esta estatuilla y cómo se fue encareciendo con el paso del tiempo. Una pieza más de uno de los personajes que es mi favorito, para la colección. Es bellísima (♥).

De parte de mi hermana, recibí la consola Nintendo Switch Lite con el juego “Animal Crossing: New Horizons” incluido. Hace mucho que quería este juego y su creciente popularidad en plena pandemia me lo hacía recordar todos los días.

Mi intriga por este juego se remonta al año 2014, cuando mi mamá regaló a mi hermana una Nintendo 3DS. En aquel entonces estábamos vacacionando en Miami y aprovechamos los excelentes precios. Acompañándolas a comprar títulos, “Animal Crossing: New Leaf” llamó poderosamente mi atención (me recordó a “Pet Society”, el juego de Facebook). Aunque no me di el gusto de jugarlo porque nunca le pedí prestada la consola y aparte a ella no le llamó la atención a la hora de elegir cartuchos. Más tarde, en el año 2018, surgió la versión para Nintendo Switch, “Animal Crossing: New Horizons”.
“Animal Crossing” es una serie de videojuegos de simulación de vida, donde el jugador reside en una isla habitada por animales antropomórficos. Su sistema permite desarrollar el paso real del tiempo, esto a partir del calendario y el reloj internos. Existen diversas actividades para llevar a cabo: visitar otras islas, atraer nuevos residentes, socializar con los vecinos, construir edificaciones y muebles, expandir el comercio local, decorar la isla y nuestro hogar, pescar y bucear, entre otras alternativas.
En principio, dan la bienvenida Tendo y Nendo, unos pequeños mapaches. Es entre cómico y triste cómo cuando preguntan dónde vivís, después de negar varios lugares, recién entonces aparece en lista “Sudámerica” y “África”, y reaccionan onda: ¿de qué país tercermundista venís?, ¿de verdad hay gente ahí que puede costear videojuegos? – no los culpo, nuestra economía apesta LOL. Así pasé a ocupar una isla que hasta entonces estaba desierta, decidí nombrarla “Aqours”. El anfitrión principal es Tom Nok, un mapache mayor, jefe capitalista siempre listo para explotar a mi personaje (?) y hacer prosperar la isla.

Me encantan los juegos personalizados. Hay montones de peinados, colores de cabello y ropas para elegir - como podrán notar, el look de mi personaje me representa perfectamente. En cuanto a mi casita, por el momento tiene dos habitaciones, solo una está bien decorada, con un estilo muy vintage. Quiero que el otro cuarto sea color rosa, pero por ahora me faltan decorados acordes y quedó como una especie de depósito. En el futuro compraré más espacios. He notado que en mi isla llueve con demasiada frecuencia, al comienzo creí que el clima dependía de las estaciones (de este lado del hemisferio está por comenzar la primavera), pero recordé que en algún momento un vecino me preguntó mi clima favorito (pudiendo elegir días soleados o lluviosos, o ambos por igual), así que al parecer realmente se debe a mi respuesta.



Por el momento, tengo un total de ocho vecinos, son adorables. Cada uno de ellos tiene su encanto, pero mis predilectos (en orden de aparición) son Rina, la rinoceronte fiestera; Cerecita, la osita aspirante a pop-idol; Ataúlfo, el lobo rockero italiano de gustos excéntricos; y Cleo, la glamorosa rana gótica. Si se permite el matrimonio entre diferentes especies, me voy a casar con Cerecita (?).






Es un juego demasiado divertido y bonito. Todos los días hay algo nuevo por hacer, así que en el futuro les iré mostrando más avances.


Publicado en Juegos, Merchandise | Etiquetado , , , | 6 comentarios