Lizzie Borden’s Song


~She Took an Axe~
A young maiden with a demon in her soul, a twisted mind with secrets to unfold
An innocent face, a deceiving smile
Lizzy Borden took an axe, gave her mother forty whacks,
When she saw what she had done, she gave her father forty-one

Estado: Estresada
Música que escucho: Poltergeist (Ringo Shiina)
Download: Amanchu! (cap4)

Lizzie Borden tomó un hacha, mató a su madre de 40 hachazos; después de ver lo que había hecho, a su padre le dio 41 (♪)“… Cierta noche pesqué en la televisión una película documental atrapante, “Lizzie Borden Took an Ax” (Lizzie Borden tomó un hacha, según su traducción textual; o La asesina del hacha, como se ha titulado en el doblaje latinoamericano), producción basada en un caso real. En el año 1892, en la ciudad de Massachusetts en Estados Unidos, una mujer llamada Lizzie Borden fue acusada de cometer el asesinato de su padre y de su madrastra, sin embargo quedando absuelta a falta de pruebas. El film recrea el caso de una manera espectacular, bien sirviéndose de la brillante actuación de Christina Ricci para el papel estelar.

Film digno de ser sumado a mi colección de discos, así que me puse a buscarlo en la red, descubrí entonces la existencia de una mini-serie secuela. Comencé a ver el primer episodio con expectativa pero a la vez cierta desconfianza, motivada por el deseo de ver a la maravillosa Ricci en el papel una vez más pero a la vez preguntándome si una secuela acaso pecaría de ser innecesaria, más no tardé en darme cuenta de que me estaba enfrentando a una continuación gloriosa realmente merecedora de haber visto la luz. El primer episodio es tan sensacional que ganó a esta espectadora, y satisfecha puedo declarar que esta serie logró encantarme de principio a fin. Con un total de ocho episodios, “The Lizzie Borden Chronicles” (Las crónicas de Lizzie Borden) suma al repertorio del personaje una buena cantidad de asesinatos inéditos, nuestro dulce ángel inocente de armas tomar vuelve implacable para eliminar a todo aquel que le estorbe o desagrade, fundándose especialmente sobre deseos posesivos de mantener para sí misma a la fortuna familiar y a su querida hermana mayor (Interpretada por Clea DuVall). Funciona claramente como secuela en orden cronológico de los hechos, pero como notarán se ignora cierta cuestión del final de la película para seguir adelante, un tanto descolgado, pero comprensible que quisieran mantener presente durante toda la obra a una figura tan importante en la vida de la protagonista, en definitiva cuando cerraron el film aún no tenían en mente una serie.


Esta obra es una joyita, posee una interesante temática, un fenomenal elenco, y un fabuloso vestuario (¡Porque hay que matar con clase, con elegancia, con glamour!). Evil is sexy!, confieso que en más de una oportunidad sentí un intenso disfrute demente por ver a Lizzie matar, contagiada por su locura fangirlee con más de una de sus perversas tretas y emboscadas, aunque un par de muertes en particular me dieron muchísima lastima.
Mi radar lésbico fue acertado. Al principio del segundo episodio apreciamos un sugestivo baile de la actriz teatral Nance O’Keefe (Personaje encarnado por Jessy Schram), en ese momento cierta expresión de asombro de una chica del publico me hizo pensar: “Yo sé que le tenés ganas, nena”… Pudo haber quedado como pura fantasía de una lesbian-fangirl, quizás solo me estaba proyectando (?), pero resultó ser que después de aquella escena el lesbianismo se volvió un elemento claro. Con el avanzar el episodio tenemos dos besos entre damas, uno de ellos entre Lizzie y Adele (Una prostituta interpretada por Kimberly-Sue Murray). En cierto punto de la historia creí que Lizzie y Nance conectarían de esa manera, pero fue un gusto que no me dieron; aunque luego investigando sobre la verdadera Lizzie Borden leí que esta realmente tuvo un idilio con la actriz, así que en cierta forma fue otro acierto, raro que no lo explotaran en la serie.


Siguiente recomendación del día. Otra serie buenísima que he visto recientemente es “Kōtetsujō no Kabaneri” (Kabaneri del fuerte de hierro), producción animada de Wit Studio que consta de doce episodios. Antes de su estreno los avances llamaron poderosamente mi atención, por su genial animación, su estilo steampunk/ochentoso, su género post-apocalíptico, y cierta reminiscencia a “Shingeki no Kyojin”.
Durante la revolución industrial surge un peligroso virus que transforma a los seres humanos en Kabane, cadáveres vivientes que no pueden ser derrotados a menos que el corazón, que está protegido por una capa de hierro, se perfore. Desafortunadamente, la mayoría de las armas cuerpo a cuerpo y las pistolas de vapor a presión utilizadas por los soldados no son muy eficaces contra ellos. La gente ha construido fortalezas para protegerse de estas criaturas, y acceden a las estaciones de mercancías de un lugar a otro con la ayuda de locomotoras de vapor blindadas. Un día una locomotora invadida por Kabanes se estrella en una de las estaciones y las criaturas siniestras logran entrar así a la ciudad. Un joven ingeniero llamado Ikoma decide probar su novedosa arma anti-Kabane, infectándose en el proceso, sin embargo se las arregla para controlar el avance del virus y así se convierte en un Kabaneri, un híbrido humano-Kabane. Inicia entonces el viaje de los sobrevivientes hacia la estación próxima, un camino repleto de peligros que deberán enfrentar en la búsqueda de nuevo refugio.

Es una serie realmente épica, interesante y emotiva, alta dósis de acción con sus debidos lapsos de paz conformando un composé de esperanza y desesperanza que provoca un turbulento torbellino de emociones en el espectador. Hay varios personajes que son de mi agrado, entre los cuales destaco por predilección a la princesa Ayame Yomogawa y a su fiel guerrero samurái Kurosu. Ayame es una mezcla exquisita entre delicadeza y fortaleza, una gobernante dedicada, compasiva, valiente, bellísima y elegante. Kurosu es un espadachín súper badass, que tiene unas reacciones de admirador enamorado demasiado adorables. Los shippeo obvio, el samurái es digno merecedor del corazón de la diosa.

Esta entrada fue publicada en Films, Series, Videos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Lizzie Borden’s Song

  1. No sabía sobre la existencia de la película ni de la serie de Lizzie, pero me suele gustar la ambientación de la época, así que si las encuentro las veré :3
    Besos***

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *