Jotun’s Melody


~Snow Rain~
You and me we merge together and finally become a true self
The snow melts and glitters in the night
Become the wind, urge onto travel
The wish of the blessed wind
Is unrequited love

Estado: Cansada
Música que escucho: Gessekai (Buck Tick)
Download: Nada...

Hoy les traigo el cuarto episodio Thorki, producido entre el 27 de mayo y el 29 de mayo del 2018. Fue pensando para ubicarse cronológicamente dentro de lo ocurrido en "Thor: The Dark World". Me hubiera gustado hacerlo mucho más largo que esto, pero con mi partner tuvimos una serie de desacuerdos y malentendidos, así que en cierto punto quedó estancado. Llegamos a escribir algún que otro post más, pero aquí están omitidos para evitar que suene inconcluso.

Tormenta de nieve.


—¿Sabes lo que es cuando tienes miedo de verte a ti mismo? ¿Sabes lo que es cuando deseas ser otra persona quien no necesitó tu ayuda para salir adelante? ¿Sabes lo que es... querer rendirse?—, se dijo a sí mismo mirando su reflejo en aquel espejo de cuerpo completo, donde solo veía un reflejo que el odiaba intensamente con todo su ser.... ¿Por qué no ser como los demás?, ¿por qué tenía que ser toda su vida una mentira y ser un maldito jotun?
Su piel se volvió totalmente azul dejando atrás la apariencia asgardiana, además de que sus orbes verdes se hicieron rojas, dejando a la vista a la bestia que vive dentro suyo. Tal vez debía dejar de fingir... ¿Ser un dios?, ¡no!, solo era un maldito jotun que fue usado como trofeo y burla para los asgardianos. —¡¡¿Sabes lo que es cuando eres quien no quieres ser?, ¿sabes lo que significa ser tu propio peor enemigo, quien ve las cosas en mi que no puedo esconder?!!—, gritó fuertemente soltando un golpe al cristal que se rompió en mil pedazos, mientras soltó el llanto. Su puño estaba ensangrentado, pero eso no podía importarle menos.


El destino los hizo tan diferentes. Él era Thor, hijo legitimo de Odín. príncipe heredero al trono de Asgard, uno de los Vengadores protectores de la Tierra. Siempre, lejos de ser iguales. Más incluso si hubieran vivido exactamente lo mismo, cada quien reaccionaba de una forma distinta ante las adversidades. En su individualidad no podía saber exactamente cómo se sentía Loki ni podía alabar su proceder. Le era conocido pero a la vez difuso, intentaba comprenderlo pero siempre se le perdía en un frenesí de emociones descontroladas. El dios de las travesuras era un imprevisto peligroso, y sin embargo hacía ver al mismísimo caos inocente, nublaba su juicio, alteraba su corazón.

Aunque podía decir que un sentimiento los volvía parecidos, hasta cierto punto, porque incluso un mismo sentimiento podía ser expresado de maneras únicas. Se deshizo de la distancia, aprisionándose con aquella amenaza que siempre lo encantaba volviéndolo voluble, ingenuo, imprudente. Buscó calmar el sangrado limpiando con su lengua, acarició el puño herido con sus besos. —Loki... Maldices a nuestro padre por la vida que te dio, por disfrazar tu identidad... Y quizás yo soy igual de egoísta o hasta más que él, porque le estoy agradecido por darme un hermano. No compartimos un lazo de sangre y sin embargo siento que siempre estuvimos conectados por algo mucho más poderoso...—, confesó en esa tregua en la que los dos podían mostrarse auténticos.


No se había percatado de la presencia de aquel dios, aquel a quien siempre quiso superar para que Odín le tomara en cuenta como él quería, pero jamás fue así ya que solo terminaba siendo humillado, cosa que no entendió hasta saber de sus orígenes reales. Jamás usaba su apariencia jotun, salvo cuando estaba deprimido o de plano estaba cansado de aparentar ser fuerte y que nada le pasaba.

La mano de Thor le tomaba su mano lastimada por aquel golpe que dio, pero no le importaba en absoluto, pese al dolor que le recordaba su miseria de estar vivo. Odiaba que Thor lo consolara justo en ese momento que se sentía de lo peor.


Lo sentía tan vulnerable y peligroso a la vez. Se vio reflejado en aquellos ojos escarlata de demonio que brillaban como piedras preciosas por los destellos del dolor. Se atrevió a acariciar aquel bello rostro azul glacial, en un intento de consolar. —La mujer de las nieves. Es una historia que escuché en Midgar. Un viejo cazador y su joven hijo se internaron en una montaña. Esa noche los atacó una cruda tempestad y... el joven entonces la vio... Una mujer de tez blanca como la nieve, mirada congelante y largos cabellos negros, ataviada en seda blanca. Esa mujer congeló al padre causándole la muerte e hizo jurar al joven que jamás contara lo que había visto aquella fatídica noche, sobre su existencia. El tiempo pasó, el joven continuó con su vida. Una noche fría de tormenta una desconocida llegó a su puerta pidiendo refugio y él le brindó cobijo. Los días pasaron y ella no se fue, él se acostumbró a aquella nueva presencia en la casa, y se enamoró. La convirtió en su esposa y formaron una familia. Ella presentaba ciertas particularidades... Jamás la había visto bajo la luz del sol, y con el paso de los años se percató de que a diferencia suya no envejecía. Recordó a la mujer de las nieves que encontró aquella vez en la montaña, contó a su esposa aquella historia porque se preguntaba si acaso... Ella sería aquella mujer de las nieves... —, contó dejando la historia inconclusa, intentando escapar del final.

—Él llegó a amarla profundamente. Y ese sentimiento, incluso se mantuvo intacto al descubrir la verdad. Ella era su familia, la mujer con la que había compartido su vida. Para los hombres que congeló sin piedad, ella era un terrible monstruo. Pero para él y para sus hijos, era ante todo una esposa y una madre. Esa historia me recordó a nosotros. Puedo entenderlo, porque siento lo mismo que él... ¿Por qué crees que después de todo lo que hiciste te traje de vuelta conmigo a Asgard?, eres mi responsabilidad, mi hermano... Te guste o no eres mi realidad, parte irrevocable de mi vida. ¿Por qué debemos ser enemigos en vez de aliados? Algunas veces creo que me odias, pero otras veces... Eres demasiado confuso. Quien eres realmente o quien deseas ser, no estoy seguro... pero al final siempre lo único que termina importando es que eres mi hermano, ¿acaso esa no es la única verdad para ambos?—, cuestionó levantando la voz gradualmente a medida que el enojo fue dominándolo.


Se dejó hacer ya que su perturbada mente estaba frágil, así que solo escuchó aquella historia que sabía que terminaba muy mal, pero no quiso decirlo en voz alta. —Tal vez porque me ves como crees que soy... No sé si ser aliados o enemigos sea lo correcto, tú sabes que te quiero pero nunca estás de mi lado...—


—Al parecer te veo tal como mi corazón lo desea, por eso cometo constantemente el mismo error, confiando en tí. Tu forma de querer es tan retorcida, que me resulta difícil de comprender. Que nunca estoy de tu lado, dices... Si lo estuviera, ahora me encontraría aprisionado como tú lo estás, hermano.—, reprendió a Loki... y también a sí mismo. Con aquella visita estaba consintiéndolo tal como su madre lo hacía, cuando en ese momento lo mejor era dejarlo solo, solamente así sentiría más el peso de aquel encierro, de aquel castigo. No solamente eso, quizás él mismo le estaba inculcando mantener esa forma tóxica de querer, por caer atraído locamente una y otra vez en aquellos juegos pérfidos.


Lo miró con el corazón si antes roto ahora deshecho. Ya no sentía nada en absoluto, ya no había nada, así que no quería nada más que morirse. —Si has venido a burlarte de mi lárgate y no vuelvas, hijo de Odín... No quiero volver a verte nunca...—


—Si así lo deseas.—, contestó ahora sonando completamente frío, cortando todo contacto afectuoso sobre la piel ajena. —Realmente... Soy un idiota por visitarte. Jean está en Asgard y yo estoy perdiendo nuestro valioso tiempo juntos.—, declaró siendo consciente de que ella no le agradaba, sin embargo, si no iban a volver a verse, ya no necesitaba ganar aprobación fraternal. Aunque se mostraba severo, su corazón estaba herido. Después de todo, ¿acaso estaban destinados a la separación? Recordó el final de la historia de la mujer de las nieves, aunque los dos se amaban, ella deseó no volver a verlo jamás. —Adiós, Loki.—, se despidió tomando distancia hasta dejarlo atrás, para dirigirse al encuentro de su novia.


Bajó la mirada suspirando pesadamente, sin nada que perder, y con la mente cegada de dolor se tiró de bruces contra el espejo roto, sin importarle lastimarse completamente contra los pesados vidrios rotos. En ese momento deseaba solo cerrar los ojos para jamás despertar, después de todo ya le había hecho daño la persona que más amaba y eso jamás lo vio venir.


Paseándose por los jardines imperiales, explicó a Jane aquello que los asgardianos denominaban "La convergencia", ese tiempo donde las fronteras entre los mundos se desdibujan, fenómeno que se presentaba cada 5000 años. Dulcemente, juntó su mano con la ajena, notándose el contraste de aquella pequeña y delicada mano sobre la suya. Sus miradas expresaron un deseo, sus labios se unieron cumpliéndolo.

Cuando sus labios rompieron suavemente el contacto, ella elogió su forma de explicar las cosas, con una voz que denotaba pasión. Juró salvarla, no importaba lo que su padre había dicho. Él no lo sabía todo, aseguró con confianza. Entonces se dejó escuchar la voz de su madre, Frigga, la reina de Asgard. Las presentó a ambas, finalmente podía dar a conocer a su amada. Jane se separó repentinamente de él, apenada por mostrar aquella íntima cercanía ante su madre, un gesto que le resultó divertido y encantador.

Se pasearon los tres juntos, disfrutando de la momentánea armonía que se respiraba. Sin embargo, en un momento que Jane se distrajo admirando las bellezas arquitectónicas de ese reino que le era nuevo y fascinante, su madre lo arrinconó con una pregunta incómoda. Le cuestionó, llena de curiosidad y preocupación, cómo había resultado su visita a Loki. —No volveré a verlo... por un tiempo. Será lo mejor para ambos.—, respondió sin ahondar en detalles, no quería seguir hablando sobre ello. Por un momento consideró aconsejarle hacer lo mismo, pero finalmente decidió no hacerlo. Después de todo, quizás solamente ella tenía el poder de hacerlo recapacitar, no Odín, ni el encierro, ni él mismo, solamente ella.

Esta entrada fue publicada en Mis obras, Rol y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Jotun’s Melody

  1. Vanna dijo:

    Cuanta depresión. Lástima que quedara inconcluso, seguro hubiera tenido un final más feliz de haber sido continuado =P

  2. ┊  ┊  ┊  ┊
    ┊  ┊  ┊  ★
    ┊  ┊  ☆
    ┊  ★

    ¡Hola Venecia! (○^o^)/)) ☆ Vengo por mi dosis literaria (je je je), en serio (ya es una adicción para mi la historia de Thorki). Loki es una representación de muchas personas que pueden sentirse rechazadas por una parte de la sociedad, pero la única forma de resolverlo es aceptándose así mismo. La naturaleza (sin importar la especie) es tan compleja y maravillosa con todos sus defectos y virtudes, de lo único que debemos hacernos cargo es de cuidarla, disfrutarla y de no afectar negativamente a terceros.

    Pienso que si Thor dejara de querer a Loki como hermano, no sería por su naturaleza o porque no compartieran los lazos de sangre, si no por la enfermedad que consume su mente que provoca que realice acciones que lastiman a los demás.

    Comienzo que por una reciente situación que experimenté, me identifico tanto con unas palabras que del texto, las cuales son: "Al parecer te veo tal como mi corazón lo desea, por eso cometo constantemente el mismo error, confiando en ti".

    Muchas gracias por seguir compartiendo más acerca de Thorki ♥, terminaré de leer las siguientes publicaciones.

    • Venecia Lamperouge dijo:

      Me alegra que la subida de este roleo haya conseguido algunas lectoras fieles ♥. Como roleplayer, mi compañera de escritura suele verse inmersa en la lectura por ser un proyecto compartido, pero más allá... Siempre me fue difícil captar la atención de alguien del principio hasta el fin, así que es un gusto haber estado recibiendo sus comentarios en este espacio. ¡Gracias por tomarse un tiempo para leer!

      A decir verdad, cuando escribí aquella frase pensé solamente en Loki; pero ahora comparando con la vida real, yo también tuve una época de enamorada caprichosa, que deseaba confiar en alguien a pesar del constante "entra el cuchillo, sale la tripa", jaja.

  3. Por cierto... Quiero decirte que me encanta el banner que asignaste para enlazar mi blog ♥. Observo la imagen y de alguna manera pienso que tiene mucha de mi gusto y personalidad; no estoy segura de quien es el personaje pero mi mente lo relaciona directamente con Alicia (espero que me puedas decir).

    Un fuerte abrazo ~

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *