A Song for My Snake


~Snake Bite Love~
He'll squeeze you 'til you fit real good
Snake hips boy, gonna lay you down
Gonna lose his skin
Forked tongue make you feel so good
Snake bite love, snake bite love

Estado: Indescriptible...
Música que escucho: Pies descalzos, sueños blancos (Shakira)
Download: What We Do In The Shadows (cap7)

Como mencioné anteriormente, durante una temporada estuve roleando a Thor. Muchos planes me quedaron en el tintero, debido a que las diferencias artísticas con mi partner (usuaria de Loki) fueron profundizándose cada vez más (en algún artículo pasado ya lo comenté con detalles). Durante mucho tiempo estuve teniendo en consideración qué hacer con él (pensé desde seguir probando otros Lokis, hasta terminar de desarrollarlo independientemente), pero finalmente concluí que era momento de dejarlo definitivamente.
Ando preparando un artículo dedicado a las películas de Marvel que he visto en estos últimos tiempos, pero en unos días me entregan algo nuevo de mercha y prefiero esperar a tenerlo en mis garritas para sumar fotos. Así que, mientras tanto, voy a proceder a subir casi todos los episodios que llegamos a escribir (digo "casi" porque algunos salieron muy mal o quedaron demasiado inconclusos).

Aquí el primer episodio que escribimos, producido entre el 16 de mayo y el 24 de mayo del 2018, fue pensando para ubicarse cronológicamente poco antes de los sucesos de "Thor: Ragnarok".

El beso de la serpiente.


Debió imaginar que esto pasaría. No había actuado exactamente como lo que los humanos denominarían "un príncipe encantador de cuento de hadas", había dejado que la distancia territorial se sintiera cada vez más, que sus ocupaciones abarcaran todo su tiempo, dejando a su princesa en un inmerecido tercer plano, arrebatándole el protagonismo en su vida. Quizás ya había conocido a alguien mejor, más dedicado, más... Atractivo, lo dudaba. —¡Otra!—, exclamó pidiendo repetición de aquella bebida que nublaba sus sentidos, ambrosía que lo anclaría lejos de ese mundo. Ya no tenía nada que hacer en la Tierra, podía realmente alejarse de ese planeta, regresar a su adorada Asgard, pero sin embargo se sentía demasiado patético para hacerlo, no quería demostrar su estado de ánimo actual ante su padre y sus amigos.

Su vaso pronto se encontró nuevamente lleno. Su tolerancia al alcohol era formidable, para el asombro del cantinero, pero era cuestión de persistir un poco más para lograr despejar su mente de toda preocupación. Deseaba dejar de cuestionar sus errores, dejar de pensar en su fracaso con Jane. Recientemente había perdido a dos miembros de su familia, había llegado de visita a la Tierra esperado encontrar dulce contención en la mujer amada, sin embargo esta vez fue ella quien no se encontró disponible para acunarlo. Era un egoísta, tuvo que enfrentar una tragedia para buscarla, para exigir el calor de aquel abrazo, de aquellos labios...

Tras acabar con ese vaso comenzó a cabecear, hasta quedar profundamente dormido, allí sentado, con la cabeza sobre la barra. Ahora siendo acunado en los brazos de Morfeo, toda preocupación de su cruda realidad se desfiguraba. En su sueño todo era maravilloso, en los majestuosos jardines de Asgard, Odín se paseaba junto a su esposa Frigga, mientras él se encontraba junto a la encantadora Jane... Hermoso paisaje en armonía, hasta que de pronto, una serpiente se dirigió hacia la joven. Sin titubear la pateó lejos, creía reconocerla... Algunas veces, la perfección podía estar conformada por pequeños disturbios que podían apreciarse como belleza, aquella criatura venenosa se transformó confirmando su sospecha, efectivamente se trataba de su hermano, una imagen que perturbaba la romántica escena, y que sin embargo no podía evitar contar como otra presencia que contentaba su corazón. Estaban juntos de nuevo.


Loki había mandado a Odín a la tierra, mientras él gobernaba Asgard usando su apariencia. Todo estaba en santa paz, o eso intentaba aparentar, porque actuaba como un muy pacifico gobernante y no se metía en problemas con ninguno de los otros reinos.
En ese momento estaba tranquilo en su trono, usando sus poderes como Odín para buscar a Thor, después de todo había tenido problemas con esa mortal que había osado darle una bofetada cuando le conoció.

El dios de las travesuras había hecho uso de sus habilidades para hacer que la chica dejara a su hermano, después de todo si no era de él no sería de nadie; y menos de una mujer que moriría cuando Thor todavía no hubiera gastado nada de su vida, después de todo ellos vivían bastante más tiempo comparado con los humanos.
Notaba cuando le encontró que bebía bastante triste por lo de esa mujer, así que suspiró pesado sintiendo su corazón hacerse pedazos por aquello.


Se acercó hacia Loki con expresión de disgusto, y lo sujetó del cuello de la ropa zarandeándolo con violencia. —Nunca cambias, hermano...—, dijo regañándolo por intentar acercarse con malas intenciones a su mujer. Pero toda expresión agresiva de su cuerpo no tardó en apaciguarse, pese a todo siempre terminaba siendo condescendiente. Aunque lo intentara, nunca podría odiarlo. Lo sacaba de quicio tantas veces, lo fastidiaba... No solamente a él, en realidad eso era lo de menos, el problema era cómo perjudicaba a todo el universo por meros caprichos recelosos, todo para ser el centro de atención. Pero aunque algunas veces negara su familiaridad, realmente no podía dejar de verlo como su preciado hermano, era su responsabilidad cuidarlo como tal. Lo estrechó entre sus brazos, extrañamente se lo extrañaba tanto. —Pensé que estabas muerto...—, susurró reconfortado. Lo sentía indefenso, erróneamente inocente, cuando lo estrechaba entre sus fornidos músculos.

De pronto, comenzó a sentir intensa presión sobre su cuerpo. El dios de las travesuras había comenzado a desenvolverse con la forma de una serpiente ahora de un tamaño inmenso, y se enroscó en su cuerpo. Ese abrazo de serpiente le provocaba sentimiento misterioso, no sabía si reaccionar a la defensiva como presa a punto de ser devorada o si reaccionar sereno porque simplemente se trataba de un abrazo posesivamente travieso. Confiar en Loki no podía resultar ser bueno, y sin embargo no quería atacarlo, no quería intentar separarse. Era cálido... Deplorablemente, en la realidad el único calor que estaba sintiendo su cuerpo era producto del alcohol.
Vio una expresión de preocupación en el rostro de Jane. Quiso decirle que todo estaba bien, que él podía manejarlo, pero antes de que profiriera palabra alguna, la piel de la serpiente se posó sobre sus labios dejándolos inmóviles...

En un parpadeo, un cambio abrupto de escenario, pasó a encontrarse acostado sobre un lecho. Su contextura física ahora era pequeña. Junto a él, reposaba un niño de cabellos oscuros, su hermanito problemático. Sonrió divertido. En ese estado, ese malévolo demonio parecía un dulce ángel.
Su madre entró en la habitación, con el rostro cubierto en velo. Levantó a Loki de la cama, para llevárselo, poco a poco tomó distancia. —¿Madre?—, expresó curioso el pequeño de cabellos dorados, su progenitora se veía distante, fantasmagórica, surgió un mal presentimiento. —Lo siento. Debemos irnos. No puedes venir con nosotros a ese lugar...—, tras un silencio incómodo, respondió finalmente la dama.

Repentinamente, un frío recorrió su cuerpo. Despertó del sueño, empapado. El cantinero había perdido la paciencia intentando despertarlo, y decidió acertadamente probar tirándole cerveza fría encima. —Voy a cerrar. No planeo trabajar horas extras, muchacho.—, expresó con descontento aquel hombre canoso con bigote [Imagen de Stan Lee]. Se levantó del asiento, su condición no era la mejor, todo a su alrededor daba vueltas mientras que la imagen de su pesadilla permanecía nítida para atormentarlo.


Cambiando su apariencia de Odín a el de un humano cualquiera, se materializó ahí pagando la deuda de Thor con oro, además para llevarlo a otro lugar. Con algo de dificultad, ya que este pesaba horrores, así que ahora se arrepentía de no haber desarrollado un poco más de fuerza física para este tipo de tareas.

Se lo llevó a rastras a la calle disculpándose con el cantinero de aquel lugar — Si que te metes en cada basurero...— dijo con una voz diferente, ya que Thor no podía saber que estaba vivo o habría problemas... además entre más lejos estuvieran y menos supiera de él, mejor. Así tal vez podría dejar de amarlo, aunque igual no planeaba dejarlo en manos de cualquier mujer, ya que ninguna parecía estar a su altura o eso se forzaba a creer.

Le consiguió un cuarto en un hotel cercano donde lo dejo recostado — Si que has bebido, Thor—, musitó bajo, usando magia cambiándole su ropa por otra más limpia.


Entonces alguien apareció para actuar como su soporte, en el momento indicado. Se apoyó sobre esa persona, dócilmente, viéndose como un cachorro grandote mojado. El perfume de ese hombre... Le provocaba nostalgia. Era el mismo aroma que su hermano desprendía en las visitas a la Tierra, mientras se paseaba en traje negro.

Fue guiado hasta la comodidad de un aposento, cercano, más sin embargo el camino había parecido demasiado largo, por su estado de ebriedad que lo entorpecía. Cayó en la cama adormecido, como sedado. Creyó escuchar su nombre. Aún en estado de ensoñación, aquel perfume familiar mantenía alerta algunos de sus sentidos, era una dulce droga funesta que lo torturaba, recordándole aquella pesadilla aterradora... Más aterradora que cualquier otra, porque era la realidad.

—Loki, no me dejes...—, sus labios dejaron escuchar aquel deseo que invadía su espíritu, su mano se aferró al saco ajeno buscando evitar distanciamiento alguno, de aquellos ojos cerrados que presumían largas pestañas se desprendieron unas lágrimas... Lágrimas que había estado intentando guardar para no mostrar debilidad ante los ojos misgardianos, ahora se desinhibían por el estado sonámbulo.


Odiaba verlo llorar, así que le secó las lágrimas, después suspiró pesado arropándolo, dejándolo reposar en la cama.
Después de aquello pensaba si debía irse o no, después de todo no podía dejarse ver, menos con su verdadera apariencia... Solo por un segundo, recuperó su apariencia real robándole un suave beso, para después regresar a la normalidad. —Adiós, Thor...—


Dejaron de fluir las lagrimas al sentir una delicada caricia sobre su rostro. Quería sentirlo más... Entonces un roce consolador se posó sobre sus labios. Abrió un poco los ojos entreviendo el rostro de aquel con quien tanto anhelaba reencontrarse, sin embargo, fue simplemente una visión fugaz. Aquellas toxinas confortantes que seguían haciendo efecto en su cuerpo, al parecer lo habían engañado una vez más, pero... Relamió sus labios, el beso que había degustado seguía pareciéndole demasiado real, como para ignorarlo. Una vez más, ese extraño pronunció su nombre con familiaridad, en una despedida.

-Es.. ¡Espera!-, exigió apresurado al verlo alejarse. Cuando se levantó de la cama para seguir a ese extraño, su pie quedó enroscado entre mantas, y perdió el equilibrio, el poco que poseía en su aún presente atolondramiento de borrachera. Cayó entonces inevitablemente sobre aquel sujeto. Un accidente, sin embargo tenerlo ahora arrinconado contra el suelo le servía para despejar sus dudas. Lo contempló mejor, intentando recordar dónde se habían conocido antes, algún héroe camarada o un amigo de Jane quizás. Forzando su mente a recordar en un momento así, empeoró la resaca. Más probablemente, teniendo en cuenta el accionar del sujeto, si es que no lo había imaginado como tantas cosas, debía tratarse de algún fan, consideró.


Se había impactado al ver que había despertado. Terminó en el piso con Thor encima suyo, tenía que tener cuidado para que no se diera cuenta de quién era en realidad, así que cambió su voz. —¿Podría quitarse, por favor? Debo volver a casa...—


No tenía planes de correrse, al menos no por el momento. Aprovecharía su peso corporal para retener a aquel individuo, que sentía físicamente débil en comparación suya. —No es heroico dejar abandonado a un moribundo—, bromeó con un fuerte tono de voz. —¿Por qué de pronto pareces tan formal?, ¿acaso antes no...?—, preguntó con curiosidad, dudando de si mismo, de lo que había sentido, de lo que había escuchado. Se sintió raro, ahora repasando la situación, no podía negarse el hecho de que extrañaba a su problemático hermanito, realmente había tomado demasiado y al parecer su mente le había jugado una buena broma... El recuerdo de cierta travesura que Loki había hecho en la niñez vino a su memoria.


En ese momento lo mejor era actuar como otra persona, así que suspiró y habló. —No podía dejarlo ahí tirado, todo ebrio... Por eso lo traje aquí...—
Había recordado la vez que traviesamente había oído a Syf diciendo que ella robaría el primer beso de Thor, así que su cabellera dorada la cortó haciendo que jamás creciera igual. Ganó tiempo, así que aprovechó transformándose en ella para así besar a su hermano, sin que este lo supiera... Hasta que ella apareció y todo se supo.


Un beso robado, pícaro pero a la vez suave e inocente. Aquel día se percató de que Sif por momentos actuaba fuera de lo común, pero luego de recibir aquel beso supuso que se había debido a un nerviosismo por el plan que había estado flotando en mente. Erróneamente, horas después se enteró de la verdad, cuando la guerrera original apareció con aura asesina buscando a Loki. La contuvo evitando el conflicto, la llevó lejos del dios de los engaños para calmarla. Se disculpó en nombre de su hermano y elogió aquel nuevo estilo que portaba, sinceramente porque a sus ojos seguía viéndose igualmente bella. Entonces recibió un segundo beso, esta vez uno más agresivo, salvaje, que aceptó sin oponer resistencia alguna, disfrutándolo... Y sin embargo, por alguna razón, el primer beso parecía haber tenido más poder sobre él, porque aunque lo intentaba no podía borrarlo de su mente, invadía sus pensamientos constantemente, no podía simplemente ignorar el hecho de que su boca tuvo aquella primera experiencia con su hermano y que curiosamente parecía que le había gustado más que el segundo ataque.

Rodó hacia un costado, quedando extendido en el piso, dejando en libertad a aquel sujeto. —Gracias...—, expresó apagándose, esperando sin más que llegara la soledad. Aunque había sentido la necesidad de retenerlo, ahora estaba considerando que dejarlo ir era lo mejor. Sólo entonces aquel perfume que ahora invadía el cuarto se iría extinguiendo, dejando de herirlo como miles de dagas dirigidas a su corazón. Esperaba poder volver a dormir, esta vez cayendo dentro de un sueño sin cambios turbios, para así poder descansar. Debía reponer su brillo al menos un poco, para poder mostrarse nuevamente en Asgard. Comenzó a percibir el sonido de la lluvia, que recién iniciaba...


Escuchó el ruido de la lluvia, suspiró pesado, no sabía si de verdad irse o tomar eso como excusa para quedarse. Aquel primer beso seguía marcado en fuego su piel y sus memorias.


Vio de reojo que aquel hombre se había quedado paralizado. Se incorporó para dedicarle su atención. —Puedes quedarte, no lo dudes, pagaste por este cuarto. La cama es toda tuya, yo estoy acostumbrado a dormir en donde sea necesario...—, aclaró teniendo en consideración no solamente que tenía derecho sobre el lugar, sino también que ese porte delicado y elegante dejaba claro que estaría acostumbrado a vivir como un rey, como para pretender otra cosa. Seguramente sus seres queridos lo estarían esperando en casa, pero podía telefonear para dejarlos tranquilos.—Quizás la lluvia tarde en detenerse. Lo mejor será que llames a casa, no querrás preocuparlos con tu ausencia inesperada...—


Suspiró pesadamente al oírlo, lo miró un momento decidiendo usar la lluvia como excusa. —Está bien, me quedaré, pero solo un momento... Nadie me espera en casa... Pero debo volver pronto, tengo cosas que hacer y esta lluvia solo me jode la vida, parece una mala broma del destino.—, era cruel estar cerca de Thor y no poder ser él mismo.


Sintió un estado de ánimo negativo compartido, de pronto pudo notar cierta tristeza albergar en aquel hombre. Lo imaginó volver a un sitio donde se encontraría rodeado por pilones de papeles, aburrido. —Entonces con más razón deberías quedarte. Tengamos una fiesta de machos. ¿Cómo es que le llaman?... ¡una pijamada! El destino desea que despejes la mente un poco. No critiques a la lluvia, me agrada, solo te está dando un respiro.


— ¿Fiesta de machos dices?, eso suena demasiado gay para mi gusto, a decir verdad... Y las pijamadas son de mujeres... Ni loco te arreglo el cabello—, musitó sorprendido porque siendo alguien más su hermano era así de amable, pero si hubiera sido él mismo imaginaba que Thor ya hubiera dicho que lo dejara solo... Ay, Thor, soy un idiota por siempre haberte amado. ¿Había hecho bien en alejarlo de esa mujer que solo lo usaba?, tal vez... Porque solo los separó, pero no hizo que viera la verdad de esa mujer tan oportunista, que lo usó para tener mejores trabajos bien remunerados.


—Tu envidia por mi salvaje melena es evidente.—, respondió con orgullo. —... Pero es bueno que recuperaras la confianza tan rápido.—, agregó notando el cambio abrupto en la actitud de ese hombre, quien pasó de hablarle con la formalidad de un caballero a hablarle con agresividad descarada. —Solo una cosa, esta vez no te aproveches de un hombre dormido, eso sí es súper gay.—, aclaró sin poder ignorar la duda que aún seguía latente, ¿el beso había sido un sueño o una realidad?


— No me da envidia tu cabello, solo pienso que está sobrevalorado... Cuidado que algún día podrías perderlo, no es por desear mala suerte...— Miraba por la ventana de aquel cuarto de hotel esperando que la temperatura no bajara más, ya que a pesar de ser Jotun el clima frío no era de su agrado. Escuchó lo que dijo Thor y se rió por esa ocurrencia. — No soy ningún violador ni nada que se le parezca...—, miró hacia el cielo notando las estrellas titilar y la luna llena cubrirle con su majestuosa luz. Odiaba estar tan cerca de Thor y a la vez tan lejos, así que tenía que hacer una pregunta... Necesitaba saber si lo extrañaba. —¿Y tienes familia?, ¿los extrañas?—


—Tomaré eso como una amenaza. Ahora no podré pegar un ojo mientras estés cerca.—, respondió sin desear imaginarse con el cabello corto, aunque consideraba que a alguien tan atractivo como a él cualquier corte le sentaría bien. —Pero si eres una especie de peluquero maniático que busca rizos dorados para su colección, ese fetiche es preocupante...—, bromeó.

—Actualmente, solo somos mi padre y yo. Debería hacerle una visita, pero no deseo que me vea en este estado. Bueno, seguramente, él también estará sufriendo la muerte de mi madre, pero es un tipo más duro que yo y sabe cómo guardar la procesión por dentro. También perdí a mi hermano... Él era una molestia. Cuando éramos niños, una vez se transformó en serpiente, sabía cuánto me encantaban, cuando la levanté de pronto se transformó a su forma original y exclamó "¡Si, soy yo!, y me apuñaló... ¿Acaso crees que soy masoquista como para extrañar tal cosa?...—, respondió y pasó a hacer una pausa.

—... Déjame decirte que si, lo extraño, demasiado en realidad. No puedo dejar de pensar en él, incluso aparece en mis sueños. Desearía que apareciera en esta habitación para apuñalarme, eso me haría sentir vivo de nuevo... Quiero que sepas que arruinaste nuestra pijamada, mejor me hubieras hablado de temas más alegres, como que a tu perro le pusiste el nombre "Thor" porque soy tu Vengador favorito. Mejor háblame de tu vida.


Rodó los ojos, un gesto bastante normal de Loki, hasta por un segundo se pudo ver que esos ojos azules se tornaron verdes iguales a los suyos. — Yo no haría tal tontería, pero si digo que te traumas con tu cabello... Hay cosas más importantes...

Escuchó lo de su familia y suspiró pesado, porque si supiera que él era Odín, probablemente... No... era un hecho que se enojaría bastante con él, después de todo mandó a Odín a un asilo. Aunque debería de darle crédito porque no lo mandó a algún lugar donde estuviera solo y nadie lo cuidara.

Se había perdido en sus pensamientos, hasta que escuchó que hablaba de él. — ¿Transformarse?, suena divertido a decir verdad... ¿Sueñas con tu hermano?, supongo que es el luto que habla.—, apretó sus puños evitando el hecho de que por sus emociones se diera cuenta de que era él. —Oh, pero si eres mi héroe favorito, de todo el universo conocido.—


Se conmovió al escuchar tal declaración. No podía pensar que se trataba de una broma, aquella voz había sonado de pronto, para su sorpresa, con un timbre demasiado dulce y afectuoso. Por un momento, se quedó sin palabras.

—... Realmente, no creo ser merecedor de tal título. No pude evitar las muertes de mi madre y de mi hermano, así que no soy el héroe perfecto. Mi pareja cortó conmigo, así que evidentemente no soy el mejor novio del mundo.—, se sinceró ante aquel elogio que sintió tan franco. —Sin embargo agradezco tu apoyo, me alienta a seguir adelante, a superarme.


— No puedo decirte nada de tu familia, porque eso es privado, pero si puedo decir que si esa mujer terminó contigo es que no vale la pena... No creo que alguien pueda mandarte al diablo así como así.— Esperaba que no se notará que hervía de celos porque la mencionaba, sobretodo porque recordaba que la primera vez que la vio ella lo cacheteó, cosa que odiaba pero toleró por Thor, ya que si por él fuera la hubiera matado al instante, la veía como si fuera basura.


Se puso en pie y acortó la distancia, guiado por el sentimiento de soledad que lo invadía, dejándose llevar por un impulso del momento... Robó el aliento de aquel hombre que lo alentaba, con un poderoso beso.
—Yo... No sé qué me pasó... No es como si acostumbrara a dar esta clase de "autógrafo" a mis fans...—, aclaró al interrumpir el contacto, alejándose confundido. Debía controlarse, era como si pretendiera que aquel buen hombre fuera su consuelo en noche de borrachera, no debía propasarse. —Creo que deberías irte... ¿Escuchas?, el sonido de la lluvia se está apagando.


Se había impactado porque le besó y por un momento, mejor dicho un segundo, se dejó llevar hasta que el otro se separó. Hizo su mejor cara de extrañado para después oírle. —Tienes razón... Debo irme, Thor...—, musitó levantándose de ahí para irse, abrió la puerta desapareciendo en la penumbra.


Dejarlo ir era lo mejor. Si ese hombre llegaba a pretender más que una aventura de una sola noche, seguramente terminaría demostrándole que realmente era un interés amoroso desastroso, inmortal pero incapaz de llevar una relación duradera. Se dio cuenta de que ni siquiera sabía su nombre, porque no lo había preguntado.

Volvió a la cama esperando encontrar algo de paz. Sin embargo, algo siniestro estaba acechando, pronto se toparía con un camino de muerte y destrucción, que lo conduciría a su prisión, donde conocería a un tipo silencioso que no le inspiraría el deseo de un beso...

Esta entrada fue publicada en Mis obras, Rol y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a A Song for My Snake

  1. Vanna dijo:

    Don't mind me, I'll just be here eating popcorn and waiting for the p0rnz.

    • Venecia Lamperouge dijo:

      SPOILER...

      No esperes mucho de eso.

      Hay un episodio ambientado en "The Dark World" donde mi plan era desarrollar algo de sexo un tanto sádico-masoquista, pero jamás pasó (creo que en su momento te conté). Fue mi partner quien dijo que su sueño frustrado era escribir algo con esas características, y yo (que escribí varios personajes sádos y masocas) estaba más que dispuesta a dárselo... pero cuando le comenté mi plan por chat, para llevarlo a cabo en el episodio propiamente, se puso toda nena. No quería que su Loki "nalgueara" a Thor, ni que Thor "nalgueara" a Loki, porque su personaje andaba muy "sensible"... Bastante contradictorio lo suyo, jaja. Voy a subir el episodio porque quedó bastante bien y, a pesar de no estar realmente completo, en cierto punto no suena inacabado. Eso si, de que lleguen a tener sexo, olvidáte, jaja.

      Hay un episodio ambientado en "Infinity War" donde terminan teniendo sexo de una forma muy loca, pero dudo subirlo. Fue hecho en modo súper rápido (a pedido de mi partner), así que la mayoría de los posteos son demasiado breves. Aparte es muy random todo. Considero que tiene sus buenos momentos, pero lo más probable es que solo quede guardado en mi PC (y bueno, en la cuenta de Facebook de Thor, que al menos por ahora sigue viva).

      Muy probablemente, subiré solo un episodio con resultados sexuales [léase con voz de Homero]. De por si, no llegamos a escribir demasiados episodios, duramos juntas unos 30 días.

      • Vanna dijo:

        Aw xD Recuerdo lo del episodio BDSM, pero como me habías comentado que tu partner era de esas que solo querían rolear sexo sin trama, pensé que habría más de eso. Pero no importa, lo leeré de todas formas =)

        • Venecia Lamperouge dijo:

          Y así era. Roleé algo de sexo con cero trama por chat para contentarla. Los chateos siguen guardados en la cuenta, pero no los pasaré al blog. Pero aún dándole esos roleos de escritura rápida y con sexo de principio a fin, ella no estaba conforme, no podía aguantar escribir ni un solo episodio sin porno XD.

          Tuve personajes que tuvieron sexo desde el episodio 1, si... pero otros necesitaron más tiempo. El momento siempre depende de los personajes, cómo es su relación, el contexto en el que se encuentran, su visión del amor, entre otras cuestiones.

          Cuando cree a mi Thor, avisé que lo haría basándome en el universo cinematográfico de Marvel. De todas formas, jamás me molestó si mi partner en algunos aspectos decidía apegarse más a la mitología o a los comics, era libre de hacerlo así, por eso Sif en nuestra versión es rubia. Leí gente escribiendo un Thor que jamás tuvo una relación con Jean, por ejemplo, pero en la vida del mío la hice existir... No porque me guste Jane, sabés que (al menos la Jean de los films) me parece un personaje sin encanto (y para colmo, Natalie Portman nunca me gustó), simplemente porque me basé en las películas y creí que sería interesante exprimirla para armar algo de drama. Aparte mi headcanon siempre fue que su separación, tan abrupta y poco explicada, fue realmente causada por Loki, así que se lo planteé a mi partner para dejarlo claro en el rol. Pero en fin, el punto es que la relación de Thor y Loki es complicada, no solo porque hay episodios en los que Thor tiene un noviazgo con Jean, también porque existe entre ellos cierta rivalidad y aparte (aunque en el fondo si le tiene ganas) lo ve como su hermano.

          Igual no era que tenía que aguantarse 50 capítulos sin sexo, era una exagerada. El episodio de "The Dark World" fue el cuarto que abrimos, y sentí que era un buen episodio para que tuvieran sexo (a pesar de que Thor en ese momento estaba con Jean lol)... Me parecía que el hecho de que Loki estuviera en modo prisionero se prestaba para la cuestión *fetichista mode on*... peeero, justamente como Thor estaba ocupado con Jean y enojado con Loki, necesitaba que su personaje hiciera honores al título de "Dios de las travesuras" para acaparar la atención, haciendo uso de algún guardia fácil de seducir. Yo ya tenía en mente cómo reaccionaría Thor, pero necesitaba que Loki hiciera de las suyas. Mi partner se volvió pesada porque quería escribir más sexo, y sin embargo, cuando llegó el momento no quiso. Así y todo, se siguió quejando porque seguían sin tener sexo en el muro, cero coherencia lo suyo XD...

          • Vanna dijo:

            What the fuck, no aprovechar la oportunidad de tenerlo prisionero xD A mi también me gusta el p0rnz pero igual creo que es más dulce después de una saludable cantidad de trama y tensión sexual sin resolver 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *