〜The Phantom of the Opera’s Song〜


~The Phantom of the Opera~
In sleep he sang to me, in dreams he came
That voice which calls to me and speaks my name
And do I dream again? For now I find
The Phantom of the Opera is there inside my mind

Estado: Sexy~
Música que escucho: Dress (Buck Tick)
Download: Skirt no Naka wa Kedamono Deshita (cap12)

El jueves 7 de septiembre fui a una excursión escolar a Tecnópolis, en Vicente López. Acepté la invitación sin dudar porque los jueves es el día que más carga horaria de trabajo tengo, y personalmente prefería pasarla paseando por ahí más que dando clases, necesito vacaciones. Con cursos de gente grande, el no ir en modo niñera fue otro punto a favor. No es uno de los lugares más interesantes de la Tierra, al menos hasta donde llegué a ver no me pareció un paseo altamente recomendable, pero no está mal para pasar un día coffsobretodocuadotesalvadetrabajarcoff. Bien dicen que es difícil recorrer todo en una sola visita, pero no crean que es porque hay mucho para ver, uno pasa más tiempo caminando para llegar de un punto a otro que haciendo algo novedoso. Es un predio inmenso, con mucho verde y en proporción pocas atracciones, mucho espacio desaprovechado. Dejo un par de fotografías, en los pocos lugares que me parecieron pintorescos de retratar: El tren histórico, Planeta agua y el carrusel negro (una lástima que no estuviera en funcionamiento). Si van prueben la pizza, la preparan exquisita.

Tecnópolis

http://ruined-kingdom.nocturnal-romance.net/amethyst-remembrance/fotos/tecnopolis1.jpg http://ruined-kingdom.nocturnal-romance.net/amethyst-remembrance/fotos/tecnopolis2.jpg http://ruined-kingdom.nocturnal-romance.net/amethyst-remembrance/fotos/tecnopolis3.jpg

El sábado 16 de septiembre asistí a una nueva fiesta de máscaras en el elegante salón Unione E. Benevolenza, gracias a la organización de Magic Fans Producciones. Esta vez, rindiendo homenaje a un personaje que amo intensamente: El fantasma de la Ópera, figura a la que he dedicado más de un artículo en mi querido blog. Fui en compañía de la persona a la que le agradezco me introdujera en la ópera de París para descubrir a Erik, mi hermana fue quien me recomendó con ahínco la maravillosa obra, allá por el año 2009. Estrené el juego de preciosa tiara felina y guantes que adquirí en la mascarada vampírica del mes de mayo, diseño de Axxonn Artifexs. La vendedora, al verme portando su creación se alegró muchísimo, adorable reacción. Además de puestos de venta, se disfrutó de numerosas artes escénicas, como el infaltable show musical de la vocalista Carola Frank (anteriormente vista en el papel de Lucy Westenra, en esta oportunidad se puso en los zapatos de Christine Daaé) y el desfile de la diseñadora Noemi Maldavsky. Dejo imágenes de la velada. La bellísima fotografía que utilicé como cabecera de blog es una toma del fotógrafo profesional Jorge Matanic, podrán encontrarla en la siguiente galería. El layout Nygmobblepot llegó a durar en línea ocho meses, batió un record.

El fantasma de la ópera: Mascarada

http://ruined-kingdom.nocturnal-romance.net/amethyst-remembrance/fotos/DraculaMascarada1.jpg http://ruined-kingdom.nocturnal-romance.net/amethyst-remembrance/fotos/DraculaMascarada2.jpg http://ruined-kingdom.nocturnal-romance.net/amethyst-remembrance/fotos/DraculaMascarada3.jpg http://ruined-kingdom.nocturnal-romance.net/amethyst-remembrance/fotos/DraculaMascarada4.jpg http://ruined-kingdom.nocturnal-romance.net/amethyst-remembrance/fotos/DraculaMascarada5.jpg http://ruined-kingdom.nocturnal-romance.net/amethyst-remembrance/fotos/DraculaMascarada6.jpg

El sábado 30 de septiembre viví una experiencia de terror con tintes cómicos, en La casa de las sombras. Una vieja casona ubicada en Avenida Juan Bautista Alberdi al 1926, abrió por primera vez sus puertas al público amante del horror, para contar bajo su ambiente gótico siniestro historias truculentas. Se trata de una experiencia teatral interactiva, no existe diferencia alguna entre el público y los actores, todos fuimos parte de la trama de la obra. Se ingresa máximo de a quince personas por función, para juntos recorrer las habitaciones y pasillos de la antigua casona, en medio de la penumbra.
Organicé la salida con compañeros de trabajo, grupo de nueve en total. Esta gente es para curar el espanto, debo confesar que por ellos morí de risa más que de miedo, digamos que nuestra aventura fue una parodia por excelencia. Dentro se pueden vivir historias diferentes, contaré un poco sobre la que me tocó vivir. Si planean asistir, les advierto que podría tocarles el mismo plot, lo que se viene es spoiler, así que lean bajo su propio riesgo.
Nosotros, nueve individuos desamparados, nos alojamos en la antigua casona ubicada en los suburbios. No, diez, una señorita desconocida se unió a nuestro grupo de forma inesperada, contó que sus amistades tuvieron demasiado miedo como para entrar a aquel sitio que se rumoreaba maldito. Rara vez alguien me atrae a primera vista, este fue un caso. De contextura menudita, largo cabello rojizo, adorable sonrisa y un aura misteriosa, aquella chica me pareció encantadora. Su belleza y soledad me provocaron pensar: Quiero tener una novia linda, que tenga intereses compartidos, para poder salir de mi casa con más frecuencia (por ser una “forever alone” este año me perdí muchas buenas salidas, y sé que en lo que resta del año me perderé otras tantas).
Permanecimos varios minutos en sala de espera, cuando de pronto comenzaron a percibirse movimientos extraños en el segundo piso, llegamos a notar alguna figura deforme deambulando y a escuchar gritos desesperados de huéspedes que llegaron antes que nosotros. Una compañera se asustó, comenzó a preocuparse. Cabe aclarar que si alguien no soporta la tensión, aunque sea en medio de una escena importante, puede exclamar la palabra “Producción” para exigir rescate (digamos que esta palabrita mágica es como el item “Escape Rope” de los juegos de Pokemon), así que se pusieron a bromear sobre que no saldría viva esa noche y que la leyenda contaría “…Y su última palabra antes de morir fue: “¡Producción!”. Su fantasma quedaría vagando en aquella casona y por las noches se escucharía su voz gritando esa palabra.
Apareció la señora de la casa, quien muy estricta nos ordenó formar como si estuviéramos en el ejercito, y comenzó a dictarnos el reglamento que todo huésped ejemplar debía obedecer, tratándonos como insignificante basura en el proceso. Cuando salimos de aquella sala, la pelirroja inevitablemente dejó escapar una risita. La verdad todos andábamos risueños, pero a ella la pescaron en el momento justo. La superiora, con disgusto, la llevó de regreso a la sala de estar para regañarla. Vimos la escena a través de la puerta vidriada pero no llegamos a escuchar lo que le dijo. Comencé a sospechar de nuestra nueva “amiga”, ¿realmente era uno de los nuestros?
Subimos las escaleras, nos dirigimos al segundo piso. Nos dejaron en un pequeño dormitorio, en él había un armario, una mecedora, una mesita y sobre esta una televisión sin señal que era la única fuente de luz. De repente, el televisor se apagó, quedamos completamente a oscuras. Cuando se encendió la luz, en el centro del cuarto nos encontramos con una niña vestida de blanco, ensangrentada, con el cabello alborotado, actitud atormentada. Con desesperación gritó que nos ocultáramos, porque “ellos” no tardarían en aparecer. Siguiendo su indicación, nos escondimos camuflándonos entre muebles.
La puerta fue abierta violentamente. Conocimos entonces a la secta satánica ocupa de la casa. Cuatro sujetos con máscaras de doctores de plagas irrumpieron. El líder se llevó a la niña. Los otros, nos ordenaron formar fila y vestir una prenda blanca. Nos llevaron a otro dormitorio, donde había una cama. No lo noté inmediatamente, pero sobre ella, entre las sábanas desordenadas, estaba envuelta la niña. ¿Muerta?, me pregunté al percatarme de ella. El líder de la secta comenzó a hablarnos sobre el anhelo de alcanzar la inmortalidad, sobre sus experimentos para lograrlo. En cierto punto se paró delante de mí, tan cerca, mirándome fijamente, como si de pronto su discurso estuviera dirigido solamente a mi persona. Nunca desvié la mirada, lo miré a los ojos fijamente, y pensé: Estoy jodida, seguramente me va a usar para alguno de sus experimentos raros.
El líder se acercó a la cama, la niña poco a poco recobró la conciencia, y él comenzó a desangrarla con un taladro. Habían estado experimentando con aquel cuerpo, buscando la resistencia absoluta, el plan era que sobreviviera a toda tortura. Maldijo cuando su conejito de indias dio un último suspiro, no había funcionado. Era hora de probar con un nuevo sujeto experimental, afortunadamente eligió a uno de mis compañeros y no a mí. Dejaron el cuerpo de la pequeña en el suelo. Mi compañero ocupó el lugar en la cama, donde fue encadenado para ser sometido a la tortura. Mientras tanto, la niña supuestamente fallecida comenzó a moverse, arrastrándose sin que el distraído líder la notara.
Justo a tiempo, un miembro de la secta reveló ser una policía encubierta, sacó un arma de fuego y apuntó contra el líder, ordenando la libertad del encadenado. La policía pidió a una compañera mía acobijar a la joven víctima que se encontraba en estado de shock. Fue muy gracioso como, en vez de acercarse para acobijarla con cariño, asqueada le tiró la manta sobre la cabeza (en modo ¡ni loca toco a esta cosa!). Quizás, como yo, creyó que la niña había dejado de ser lo que era, y que en cualquier momento iba a saltar para atacarnos.
Para resumir la continuación de esta historia, diré que a partir de ese punto buscamos huir bajo la guía de la policía. En el camino encontramos más víctimas de la secta, algunos de ellos poseídos. Alguna escenita por ahí la sentí inconexa con el resto de la trama y faltaron más elementos sorpresa, estuve más alerta de lo realmente necesario, pero cumplió bien su cometido de entretener.
Después de todo, la niña no se puso en nuestra contra. Tampoco la misteriosa pelirroja, muchas veces entre corridas en cuartos y pasillos pequeños terminé pegada a ella y era extraño porque me inspiraba pensamientos fangirleros pero también me causaba desconfianza, muchas veces pensé: Esta en cualquier momento me come ok eso no sonó nada mal. Se sentía fantasmagórica, irreal, el ser más “ficcional” de la casa, sin proponérselo.
La próxima visita se realizará el sábado 7 de octubre. Si las entradas se venden bien, se planearan más funciones. Seguramente así será, la gente está muy interesada en el proyecto. Como sobreviviente encantada con la experiencia, ¡se las recomiendo muchísimo!
Como cierre del presente artículo, les presumo mis adquisiciones “spooky” de la temporada. En la entrada de La casa de las sombras se encuentra un puesto de recuerdos, allí compré unos lentes con holograma de ojitos tétricos. En By R.C, tienda que ya había recomendado anteriormente, encargué un precioso colgante Ouija. Y en Ladsal, tienda exclusivamente dedicada al arte gótico, adquirí un ataúd que dentro contiene referencias a obras de Edgar Allan Poe.


Publicado en Cosplay, Indumentaria, Mis fotos, Stuff, Website, World Guide | Etiquetado , , , , | 3 comentarios