Avengers’s Song~


~Ashes~
These prayers ain’t working anymore, every word shot down in flames
What’s left to do with these broken pieces on the floor?
I’m losing my voice calling on you
And when I pray to God all I ask is, can beauty come out of ashes?
Can you use these tears to put out the fires in my soul?
Cause I need you here, woah, cause I’ve been shaking

Estado: Indecisa…
Música que escucho: Tus ojos (Belanova)
Download: Wotaku ni Koi wa Muzukashii (cap11)

Bienvenidos, lectores marvelitas. ¿Les gusta el nuevo layout dedicado a la ship Thorki?, el precioso fanart pertenece a 黑桃 [Aquí el link con vista al anterior diseño]. En esta oportunidad, daré mi opinión sobre algunos títulos del universo cinematográfico de Marvel que he podido apreciar en los últimos tiempos. Cinco títulos que enlistaré no precisamente en orden cronológico, sino en el orden de visto. Alto contenido de spoilers, están advertidos.
Les recuerdo que mi inserción en este universo comenzó, específicamente, cuando vi el primer film dedicado a Thor y me enamoré intensamente de Loki/Tom. Vale recordar porque comienzo la presente lluvia de fangirleos con su tercera entrega, “Thor: Ragnarok“, producción que se estrenó en los cines a finales del 2017 (pero que yo puede ver recién este año, con la aparición de la bendita descarga) y cuenta con la destacable dirección del genio Taika Waititi. El neozelandés ya tenía un lugarcito especial en mi corazón desde su cinta vampírica “What We Do in The Shadows”, donde me encantó con su inteligencia para la comedia y su adorable actuación, y satisfecha puedo decir que se mezcló con el dios del trueno con ingenio deslumbrante.
Chris Hemsworth y Tom Hiddleston se ponen una vez más en los zapatos de nuestros hermosos príncipes asgardianos, Thor y Loki, esta vez para vivir una desenfrenada aventura en el pintoresco y caótico Sakaar, planeta gobernado por un fabuloso sádico pervertido tirano conocido como The Grandmaster (El Gran Maestro); y enfrentar a su sensual y todopoderosa hermana Hela, para liberar a Asgard.
Tenemos una fiesta de colores psicodélicos, bien dotada de humor y acción, es como ver una secuencia de memes agudos, pero sin perder el trasfondo épico e incluso turbio, uno no se aburre ni por un solo instante. El elenco es espectacular, Jeff Goldblum y Cate Blanchett como nuevas caras villanescas son dignas de admirarse; mientras que por suerte Natalie Portman quedó fuera de cámara (su personaje y actuación nunca me resultaron interesantes además Thor es de Loki).
La actuación de Goldblum es sensacional, ese bizarro sugar daddy galáctico me resulta cautivador, ¿quién más entra a su orgía de fans? Thor está mucho más carismático que antes, Hemsworth ha dicho que su papel en “Ghostbusters”, film que recomendé muchísimo destacando su bien lograda hilarante actuación, influyó bastante. Hiddleston es la más exquisita joyita, como es lo usual; el dios de los engaños encanta con su reinado de diva (puede venir a gobernarme cuando quiera, necesito un techo con cuernitos, una estatua suya en mi patio… mejor aún, lo necesito a él montando obras de teatro dramáticas súper gay en mi casa), con esos precioso rizos, con ese traje de “hechicero” que presume su figura elegantemente por las calles de Midgard *baba*, con sus avariciosas travesuras y con su sugestivo “amor de hermano”.
Las escenas eliminadas no deben desperdiciarse, es material que todo fanático debe ver, es comprensible por qué cortaron el momento que Thor y Bruce ven porno de El Gran Maestro x tentáculos, no es apto para todo público. Lo único que lamento es que no filmaran el abrazo (y beso, excelente idea la de Chris, véase Gag Reel) de Thor y Loki, solo lo sugirieron y dejaron que la mente de los fans hiciera el resto.



Paso a un título muchísimo más sombrío, aunque aún así no deja atrás del todo el humor. Las Vengadoras (mi hermana, un par de amigas suyas, y yo – hasta tenemos grupo de WhatsApp para fangirle… digo, para comunicarnos cuando el universo nos necesita) nos reunimos para ir al cine a ver “Avengers: Infinity War“, tercera entrega de los Avengers, producida por los hermanos Anthony y Joe Russo. Presenta como villano principal a Thanos, un titán que busca obtener todas las gemas del infinito, con el objetivo de tener el poder para eliminar fácilmente a la mitad de los habitantes del universo y así alcanzar un equilibrio perfecto.
Dos ships que adoro se sienten fuerte, Thorki y Scarletvision. La cinta inicia con una escena desgarradora, Loki usa su don del engaño esta vez en beneficio de Thor, esos ojitos llorosos, esas últimas palabras dedicando su fidelidad y corazón a su querido hermano, demasiados feels… Por otro lado, Wanda y Vision, los tortolitos fugitivos, andan dándose mucho amor en Escocia, hasta que el fucking enemigo aparece para joder la luna de miel, y la poderosa bruja hará todo lo posible para proteger a su hombre…


Es cuestión de tiempo para que el titán se apodere de todas las gemas y extinguir vidas sea asunto de un solo chasquido de dedos. Más allá de que el plan de Thanos me resulte poco lógico, lo cierto es que termina montando un apocalipsis aterrador y en cierta forma interesante. Inevitablemente me imaginé en aquel escenario demencial, viendo gente volviéndose tan solo polvo en el viento, pudiendo llegar a ser la siguiente. Un film intenso y angustiante, que desmorona al espectador… Aunque debo confesar que sin llegar a romper mi corazoncito, porque salí del cine con esperanzas. ¿Alguien creyó que todas esas muertes fueron definitivas?, yo no. O al menos eso fue lo que creí un tiempo, una reciente entrevista a Hiddleston comenzó a generarme dudas, al menos sobre su caso particular, entonces entré en la verdadera depresión…


Salí del cine encantada con Los Guardianes de la Galaxia, especialmente con Star Lord, personaje interpretado por Chris Pratt. Así es, mientras mis acompañantes salieron con ganas de darle una patada (por joderlo todo con su reacción de enamorado impulsivo), a mi me resultó demasiado cute. Decidí entonces que debía ver las dos entregas de “Guardians of the Galaxy“, el volumen 1 que data del 2014 y el volumen 2 del año 2017, ambas partes dirigidas por James Gunn. Mi amiga Vanna me venía insistiendo con que tenía que darles una oportunidad desde hace tiempo, debí hacerle caso, bien me conoce; pero mejor tarde que nunca, extrañamente navegando en Internet jamás me tragué un spoiler.
La historia nos presenta a un aventurero temerario llamado Peter Quill, alias Star Lord, quien viaja por el espacio en busca de fama y fortuna, encontrándose en el camino con unos villanos que anhelan un terrible poder capaz de poner en peligro a todos los seres vivos. En su caótica travesía, se topa también con unos inadaptados sociales que se convertirán en sus aliados y querida familia, juntos protegerán el destino de la galaxia. A diferencia del team Avengers donde hay personajes que no me gustan, el team Guardians of the Galaxy me encanta al 100%, cada personaje tiene su encanto particular.
Peter Quill se convirtió en una de mis mayores adoraciones del universo Marvel, es demasiado guapetón y simpático. Tenemos a un protagonista que vivió solamente su niñez en la Tierra, allá hacia finales de los 80 (la primera escena transcurre justo un año después de mi nacimiento), y que creciendo fuera de nuestra atmósfera, como viajero intergaláctico, es como si se hubiera quedado perdido en el tiempo, nostálgico de sus raíces se muestra como portador de tecnologías y juguetes de aquella época. Como espectadora que vivió aquellos tiempos, y como actual coleccionista de lo vintage, sentí cierta identificación con aquella particularidad. Y luego cuando en los créditos iniciales lo vi bailando “Come And Get Your Love” de Redbone (amo esa canción) usando un bicho creepy como micrófono, ese amor (que inició en Infinity War) fue en aumento. Es un adicto a la música que practica la “hechicería pélvica” para hacer sucumbir a los enemigos y a las señoritas. Su repertorio musical es sensacional, cuenta con una muy buena selección de canciones pop de los 70 y los 80. Sus referencias terrícolas incomprendidas crean escenas muy graciosas. Sus diálogos y ocurrencias son demasiado geniales, aunque Drax y Rocket no se quedan atrás, son un plato.


También destaco a Yondu Udonta, personaje interpretado por Michael Rooker (acá, el “Merle galáctico”), centauriano forajido jefe de los Ravagers, que se encargó de criar a Peter ahí afuera de la atmosfera terrestre. Hombre de frases memorables, divertido, intenso, coleccionista de adornos bonitos, robosexual, papi salvaje pero tierno, cómo no amarlo. Los personajes jodidos con corazoncito en el fondo suelen ser mi debilidad, su espíritu paternal es adorable. Sufrí terriblemente su muerte, me fui a la cama llorándolo, aquella noche soñé que luchaba contra monstruos y Michael Rooker era mi entrenador.


En cuanto al carismático Ryan Reynolds, volvió a ponerse el traje del mercenario bocazas. Fui al cine para ver “Deadpool 2“, película dirigida por David Leitch. En esta oportunidad, Wade Wilson reúne a un grupete con habilidades muy pero muy especiales, una cuestionable selección de lo mejor, para proteger a un niño con poderes sobrenaturales de Cable, un cyborg viajero del tiempo. Diré que por momentos me divirtió mucho pero por otros momentos me aburrió, la primera película me gustó muchísimo más sin lugar a dudas. La selección de la X-Force y su trágico descender son algunas de mis escenas preferidas.
Tenemos nuevos personajes, algunos interesantes. Mi expectativa, previa a la filmación, era que consiguieran a Stephen Lang para el papel de Cable (ese señor actúa tan genial y es tan sensual), pero pese a que quedó como un sueño incumplido, diré que la interpretación de Josh Brolin me conformó bastante. Peter, el tipo normalito, interpretado por Rob Delaney, es único. Pinkie Pie Yukio, la novia de Negasonic, interpretada por Shioli Kutsuna, ¡es demasiado adorable!



Celine Dion es la interprete del tema musical principal del film, “Ashes“. El videoclip es fenomenal, con Deadpool bailando sensualmente en tacones y un desenlace demasiado divertido.

En los últimos tiempos, la ship Thorki se volvió mi mayor obsesión. Respiro su amor cada día. Mientras Loki no tardó en convertirse en mi gran adoración, a Thor le costó un tiempo ganarse mi cariño. Es más, si buscan el artículo de aquella época en la que había visto solamente una película donde hacía aparición (la única que había en ese momento), verán que hasta me resultaba un tanto irritante. Actualmente ese viejo post me causa gracia porque, plot twist, el dios del trueno se convirtió en mi personaje de rol (por ahora no ahondaré en detalles, en el futuro ya les contaré más sobre esta cuestión). He vuelto a ver viejas películas para poder apreciar mejor ciertas escenitas sugerentes de ambos. Mis redes sociales se volvieron un altar a la relación de estos dioses, les recomiendo muchísimo las páginas de Facebook @thorki.fandom y @ThunderAndMischief, y las páginas de Tumblr @no-loki-without-thor y @buckeed.
Para cerrar el presente artículo, paso a presumirles mi recientemente adquirido merchandise de Marvel. Hace tiempo que quería darme el gusto de comprar una de las perfectas figuras de Hot Toys (¡es impresionante su nivel de realismo!), y afortunadamente navegando por Mercado Libre encontré a alguien vendiendo un Loki a excelente precio, la versión “The Dark World” para más placer, poder encadenarlo es jodidamente sexy (uno de mis tantos fetiches). También por ahí encontré a la venta el pop de Grandmaster, exclusivo de la convención Funko de otoño 2007. Y encargué a Babube Store dos colgantes de mis hermanos favoritos. La camisa con la serpiente también es nueva, ya sabrán a quien me recordó~








Publicado en Films, Indumentaria, Mis fotos, Música, Stuff, Videos, Website | Etiquetado , , , , , , , , | 5 comentarios